El poeta II

day seven.

Te asusta el poeta.
Su último libro
Duerme en tu estante
Confiado del polvo.
Sus páginas,
Esclavas marcadas,
Reclusas del capricho;
Su corpórea figura,
Te aseguran regreso.

Te asusta el poeta
Después de haber saqueado su carne,
Roído sus huesos
Y amoldado el despojo
A tu instinto caníbal;
Después de naufragar
En una orgásmica marea
Donde sobraron palabras;
Y saber que resucitas,
Una y otra vez,
Al hambriento reclamo
De esa mirada sin pausas.

Te asusta el poeta.
Le temes a las lunas que sometió;
A los demonios que alimentaba
En sus noches de hastío;
A los fantasmas que en vida
Le drenaban el deseo.
Y te imaginas esos vientos
Que movían sus velas;
Y pierdes el sueño
Por su tinta dormida.

Te asusta el poeta
Y en silencio prohíbes
Que salga a la noche
A mendigar sus sombras,
A recorrer lo oscuro
Para exprimir la luz
Que esconde en sus entrañas.
Y poco a poco,
Temor a temor,
Lo vas perdiendo.

 

Imagen sacada de: https://www.flickr.com/photos/drew_photography/

Aires de…

aguila-ave-rapaz-alas-envergadura-caza-rama-fondos-de-pantalla-hd-professor-falken-com_

Desde la rama más alta
De mi inhiesto árbol,
Te observo.
No te considero una presa
Digna de acecho;
Ni tan siquiera
Un gusano
Para alimentar las criaturas
Que nacen de mis alas.
Hasta el pequeño yerbajo
Donde ocultas
Tu penosa nimiedad
Será pasto del tiempo;
Olvido para un otoño
Que ni se acordará de su muerte.
Pero quiero que sientas mi presencia;
Que le dediques
Alguna mirada
A mi perfecto plumaje;
A mis perspicaces garras;
A este pico de oro
Que desgarra la rapiña;
Y que me adores
Desde la frustración,
Ese inexpresivo temor
De no poder llegar nunca a mi altura
Aunque trepes por el tronco
O aprendas a volar:
Siempre te angustiará la inseguridad
De la cera en tu espalda.
No te preocupes,
Algún día te dedicaré
Una cagada.

Dedicado a aquellos pequeños seres humanos con aires de grandeza.

Imagen sacada de: https://professor-falken.com/wp-content/uploads/2017/01/aguila-ave-rapaz-alas-envergadura-caza-rama-Fondos-de-Pantalla-HD-professor-falken.com_.jpg

El poeta I

1914010_1731598637076702_5835509766305781963_n

Alabamos al poeta
En su promiscuo andar por las palabras;
En su sed de mares y lunas
Para satisfacer las noches,
Las mareas.
Nos atrae su inquietud
De capturar la luz;
De someter las sombras
Hasta moldear sus recuerdos
Y cultivar lágrimas
O gemidos,
Esos hijos temporales del placer
Que nacen sin vergüenza
A desnudar su imagen.
Celebramos del poeta
El amasijo de carne con versos
Que nos estampa en el lecho;
El sudor de las palabras
Al término de un poema entre sábanas;
Su impredecible destreza
Para derramar la lluvia
En esos páramos
De misterio y codicia.
Alabamos al poeta
Cuando rescata y revive
Todos los sueños y anhelos
Que dejamos olvidados
En lo ingenuo de un tiempo
Que ha pasado con prisa.
Y decimos:
¡Ya es nuestro!

 

Imagen sacada de internet. (¡Está por todos lados! O_O)

Ángeles de los lugares

d4bc6b053d7400013a848ec64aa4bcbb

¡Ángeles!
Fantasmas de los lugares,
De las palabras;
Demonios del instante
Que transgreden el reposo del recuerdo;
El falso letargo de la huella de un tiempo
Que es pasado solo por no ser tangible.
Ángeles de cadencias,
De siluetas y sombras;
De recodos,
Papeles,
Visiones,
Aromas.
Ángeles de despedidas y encuentros
Que con un suspiro de viento,
Un recorte de luz,
El ángulo de una imagen traspuesta en la sorpresa
Son capaces de avivar la ira,
El llanto,
El orgullo,
La risa.
Diestros en la mágica memoria
Del “una vez”,
En lo extraordinario
De un “si acaso”,
Despliegan sus alas para afianzar la ternura
O dar resguardo a lo oscuro.
Pobladores insensatos
De las cosas y los espacios comunes
De alguna estación ya caída;
Aparecen sin sosiego,
Golpean,
Se quedan;
Ángeles,
Demonios,
Fantasmas,
Deseos.

 

Imagen sacada de: http://www.mgsrvr.com/d4bc6b053d7400013a848ec64aa4bcbb.jpeg

Tankas (cuentos infantiles) XIII, XIV, XV

XIII

Sufre en silencio
Un maltrato infundado.
Sueños mutila
El odio que camufla
Bajo un amor de madre.

XIV

Crédito eterno,
Te dejaste tentar.
Ciega confianza
En saciar lo superfluo.
Y al final pobre igual.

XV

Baile y bebida
Su inversión a futuro.
Tiempo perdido
Ignorando al reloj.
Se avecina un lamento.

Ángeles contratados

il_570xn-512094684_dqxb

Los ángeles contratados
Son mercenarios.
Oradores sumisos que disfrazas de musas
Para erigir palabras
Y ondular cánticos,
Crueles antojos en decir la verdad
Para el extraviado.
Se deslizan por las hojas
Moldeando historias pasadas;
Asegurando la confidencia del fuego
Para dejar luz y cobijo
A los que viajan buscando
La maravilla del alma
En cada rincón.
No sé hasta dónde seas tú en esas voces,
Pero dudo que el autoengaño
Sea una pieza más en la motivación
Para seguir a la espera
De ti mismo.
Conozco que te aprendes los finales
Desde el mismo umbral de la incertidumbre;
Que estás al tanto de la historia.
Pero que sabes que si no ves tu reflejo
Solo se trata del espejo de otros;
Pasión que nunca reducirá
La palabra a cenizas;
Inocente semilla implantada
Intentando descifrar las habilidades
De los ángeles.

 

Más de mis antiguos (este no tan antiguo) poemas. Lo escribí, junto con otro que he encontrado hoy, después de releer “Sobre los ángeles” de Rafael Alberti, otro de mis escritores preferidos.

Tankas (cuentos infantiles) X, XI, XII

X

Desvelo de alma
Cuando asoma la fragua
Y tanto plomo
Abrasado en cenizas
Marchito el corazón.

XI

Mundos opuestos,
Pasión de porcelana
Que ni riqueza
Ni convenios arcaicos
Quebrantaron su amor.

XII

Soberbio e infame
Legislas contra el mundo,
Retas lo humano
Y amenazas la tierra.
Tu castigo tendrás.