Ángel de las pesadillas

angel20oscuro20con20alas20negras-1050551

Vigilas mi sueño,
Ángel recurrente;
Sutil visita nocturna
De aparición impasible.
Aun no sé qué te atrae
A ser puntual en el espanto
De inquietar mi voluntad;
De fatigar mi espíritu inerte
Jadeando en el sosiego,
Interrogando el alma tendida.
Tu batir de alas
En este oscuro descanso,
Etéreo mundo sin reglas,
Me impacienta el latido
En un temblor de hielo
Que se hace quiste en la sangre.
Y el despertar se eterniza
Indagando en tus huellas,
Ansiando adivinar
Que advertencia has dejado
Al amparo de las sombras,
Que extraviado consejo
Les has dictado en tu idioma;
O si es un simple capricho
Para salvarme del sueño.

 

Imagen sacada de: http://www.fondosni.com

Anuncios

La Vela

vela apagada (2)

El prodigio de la vela yace en cera;
El milagro de la llama se ha hecho humo.
Ingrávidas memorias que se mecen
En la calma permanente de lo oscuro.
Mientras erguida y orgullosa
Defendía su fulgor
En esa esquina;
Mientras su cuerpo desnudo
Platicaba en el silencio con las sombras,
En hipnótico vaivén de certezas y recelos;
En ilegible sangrar de quimeras
Y algunas verdades
Que salpicaban del día;
Con su luz nos recordaba
A no falsear deseos
En los siempre oscilantes
Imprevistos del viento;
A no rendir los sueños
Descuidando sus retazos
A los pies de los desvelos,
Sin el intento de alumbrar la noche
Aun sabiendo lo fugaz
De su presencia.

Las calles

14389479432_af2c65fea9_z

Reposan las calles
De los excesos del día;
De pisadas sin alma,
Pasos con destino incierto;
De infernales pitidos,
Lamentos de ciudad atrapada.
A la tenue luz de las farolas
Aprovechan la penumbra
En calmar el picor
Del caucho hiriente,
De la presión de sus prisas.
Y en cada esquina se encuentran
Para contar los secretos
Que el viento,
A veces sabio, eterno siempre,
Les ha ido cediendo;
Para compartir las señales
Que entre polvo y despojos
Se han ido arraigando;
Tímidas indicaciones
Que moderan o avivan
Las dudas
Y los temores
Que vibran en su asfalto inmóvil.

Reposan las calles
Al silencio de las noches.
Desde su aparente descanso,
Siempre mirando hacia arriba,
Intentan mitigar la bruma
De los desatinos del día;
Acallar el eco de los sentidos
Que transitan cual fantasmas
Por sus arterias abiertas.

 

Imagen sacada de: https://www.flickr.com/photos/einfachalex

Regreso

wp-1483055627167.jpg

Con estos escritos comencé mi recorrido por este blog y quizás también una nueva etapa en mi poesía. Los vuelvo a compartir pues creo que se merecen una segunda oportunidad. Bueno, por eso y porque ando un poco falto de imaginación…

Regreso

I

Me voy a aullarle a la luna.
Dejo atrás la ciudad y sus puertas;
El número exacto de pasos
Para llegar a casa;
Y ese lugar donde esquino
Pensamientos y desvelos.

Estoy cansado de la manta, del abrigo;
De esta piel marcada de besos y espinas;
Del paso de los años sobre mis huesos.

Vencido por los recuerdos
Y los límites para el olvido;
Aun sin la certeza de la razón de mi deseo,
Me voy, regreso al bosque.

Quiero aullarle a la luna;
O simplemente
Correr detrás de una manada,
Aunque solo sean sombras.

II

¡Escucha!
Ahí está el bosque
En su oscura cercanía.
¿Sabes quién grita en las sombras…
-Es el silencio:
Su frio encanto-
Quién habita en la espesura?
-El tiempo:
Su gentil espanto-
Camino adelante…
Las huellas que ha tatuado el viento;
Las ramas humilladas de un otoño;
El eco de la luna en su sereno.
¡Escucha!

III

He recuperado ese primitivo andar
Sobre piedras y raíces;
La sensación de la piel desnuda
Que respira en la hojarasca.

He vuelto a beber de la humedad
De las cortezas;
A satisfacer mis manos
Con la sangre de hurgar en tierra.

Puedo sentir el latir del bosque a cada paso;
Como se quiebra la luz entre las ramas…
Al animal que habita donde despierta la luna.

¡He regresado!

Titubeo

dandelion-1920x1440

Si sopla el viento…
¿A dónde irán los pensamientos?
Seguros en su nido
Dudan si partir
O traicionar su esencia.
Es el miedo a desvanecerse
En el silencio
De un aire infértil;
Al vuelo insulso
De la mera acrobacia
Por ir más allá de las raíces.
¿O será la cobardía
De esparcir frágiles nostalgias,
Recuerdos que de livianos
Se quiebren con la luz;
Semillas que al tocar la tierra
Marchiten con olvido sus palabras?

Campana

ochate

En lo alto de la torre
La campana ya suena.
A su bronce impecable
No le importa quien pase;
No le atañe quien mire.
Su llamada y el eco,
Cual frío espeso,
A cada hueso se aprietan
Buscando el alma,
Su frágil soplo.
Y cierran ventanas;
Despiden al fino llanto
De una luz que se agota.
Invitan al perdón de ese olvido
Que se devuelve en las puertas;
Al polvo y al silencio
Que han ocultado en las calles
Mucho más que un pasado.
Y en las pálidas piedras
De estos muros marchitos,
Tanto sueño extraviado
Que se aferra a un suspiro.

En lo alto de la torre
La campana ya suena;
Repica sin demora,
No permite retrasos.
Se hace tarde…
Y las sombras,
Al Este,
Se van a dormir con prisa.

 

Imagen sacada de: https://loincognito.files.wordpress.com/2010/07/ochate.jpg