El ángel del miedo a lo oscuro

timthumb.php

Sé que estás ahí,
guardián infranqueable,
eterno protector
de las sombras
y sus lúgubres alarmas.
Es sombrío tu abrazo,
silencioso;
es casi eterna la sensación
de tu alada presencia.
¿Y tus labios?
¡Son fríos!
y no quiero sentirlos.
Aún recuerdo,
del miedo que infundes,
su primer beso:
cómo sellaba mis labios
asfixiando cada intento
por escapar de su boca;
la perversa caricia
de tu aliento en mi cuello;
el vuelo incipiente
que maltrataba el latido
justo en el centro del pecho.
Sé que provocas mis ojos
en cada sitio
donde lo oscuro se exhibe,
pero intento evitar
que descubras mi audacia
y castigues su juicio
con tu invisible silueta.
Así que apuro los pasos
con una prisa fingida;
y lanzo falsos conjuros
hacia la noche y sus fauces.
Pero nada te impide
que le contagies lo helado
de tantos miles de inviernos
a esta frágil coraza.

Imagen sacada de http://www.demiedo.es/

Anuncios

38 Respuestas a “El ángel del miedo a lo oscuro

  1. Ángel invisible
    pero siempre presente
    cuando las sombras
    oscurecen la noche.
    Recuerdos de infancia
    cuando, como el rayo,
    salía de casa de mi abuela
    buscando acortar el tiempo
    para que no me alcanzara.
    Aún contengo al respiración,
    como entonces,
    aunque los años
    hayan moderado mis miedos.

    Todos escondemos algún miedo, no solo a las sombras, aunque sombras son todos los miedos. Sombra es la soledad, sombra la indiferencia, sombra el desamor…
    Un abrazo.

  2. Algo oscuro acecha entre las sombras… más a menudo interiores que exteriores.
    Me ha gustado mucho, cómo transmites ese miedo y angustia y ese intentar hacer frente a la amenaza aunque por dentro… gane ella.

  3. Qué bonito, Littlecatonthemoon! Me ha gustado mucho, con ese final irremediable, en que de poco sirve la coraza… Un abrazo enorme ❤

  4. ¡Muy bueno tu poema, Littlecat! Es típico de niños el miedo a la oscuridad y algo de tu sentir y tus recuerdos, te habrán llevado a escribirlo, creo. Felizmente, no lo sufrí, y sin ser ninguna valiente, no me asusta tener que permanecer sola durante el día, o la noche, si fuese necesario. Un temblor grande, ¡sí que me asusta! Lo mismo que llegar a vivir demasiados años sin poder valerme por mi misma, o sin tener conciencia siquiera de que sigo viva.
    El miedo restringe, inhibe, amarga… Es mejor vivir enfrentando lo que sea con fuerza, suponiendo y deseando siempre lo mejor.
    ¡Un gran abrazo, Little!

    • Exacto, de niño nunca tuve miedo a la oscuridad hasta que vi algo por la tele que no debía haber visto. Y aunque fueron solo unos segundos fue mas que suficiente.
      Tus temores los entiendo y además los comprendo; y seguro que muchos compartimos esos sentimientos. Así que no te sientas sola. 🙂
      Ante el miedo la única reacción posible es seguir adelante.
      Gracias Sari.
      Saluditos! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.