Viento VII

Viento de orilla;
suave brisa
que te camuflas en la sensación
de lo eterno.
Si de mis ojos has podido sacar
más de una mirada
para reír o llorar,
sin temor,
entre el horizonte
y el tiempo que ya inerte
nos murmura abatido
¿por qué no serenas
el vestigio de incertidumbre
que se vislumbra en tu cauce?
Si en esa gélida oscilación
que cala y subyuga la piel
con tu más mínimo canto,
pudieras suspender,
de una afirmación estable,
todo el instante
donde el pensamiento decide su guía;
si después de sentir la confirmación
a toda la arena que aún resta
por descender a mis manos,
supieras legarme,
de tu incansable andadura,
paciencia,
equilibrio,
descanso…
me quedaría esta vida.

13 Replies to “Viento VII”

  1. Qué inspirador el viento, siempre con vida y en movimiento. En euskera se utiliza de nombre propio de niña, Haizea, es un nombre precioso por lo que sugiere.
    Me he salido del tema (a medias). Un poema muy bonito. 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .