Tiempo II

Soy la cosecha invisible
de un instante de locura;
el ser indomable
que retoñó del capricho divino
de hacer mortal la esperanza;
que no quiso invertir en lo eterno
por no agobiar al deseo.
Soy el silencio,
y el oscuro luto que lo provoca;
la palabra aún anclada
a la pasión en su origen;
libre en su entrópica onda,
maldita por la honesta actitud
en no ocultar el final
de su significado.
Soy el caótico púlsar que se esconde
en el tejido de la memoria;
esa singularidad que late y respira
con el pretexto constante
de reclamar espacio
para su lánguido eco;
donde retener cada gota de esencia
de un voluble universo
que se ha desangrado,
inevitable,
sobre mi cuerpo.

Anuncios

Tiempo I

Recuerda.
Vuelve en la memoria
a ese débil instante
cuando todo parecía eterno;
a la jaula donde ilusión y certeza
compartían el mismo grano,
la misma gota reprimida
en el embrión del llanto,
lágrima ingenua del caos
con un sabor a infinito
que terminó por deslizarse
a los labios de la nada.
Recuerda y di,
si la compasión alguna vez
dejó huella en tu habla,
como aprendiste el lenguaje
para controlar la libertad
con tu mirada;
como lograste inventar
la gravedad de las sombras
para que tus palabras
encontraran los límites del deseo.
Recuerda,
por favor,
no dejes a la duda
ser el insensible clavo,
el instrumento oportuno
para consumar la amargura
antes que irrumpa el silencio;
y di,
con el más claro semblante
aunque de hipocresía estés harto,
que esa absurda manía
de provocar en los recuerdos
frustración,
pesimismo,
desnudando a la nostalgia
cuando el regreso
ya se sabe inútil,
ha sido solo el engaño
que tu hacedor te ha confiado
para dejarnos a oscuras.

Imagen sacada de: https://www.ibtimes.co.uk/big-bang-big-bounce-our-universe-formed-after-another-collapsed-itself-1570426