La ciudad II

Darkened Cities – Villes éteintes

Cae la noche,
y la ciudad,
desgastada de otra jornada
de sombras lentas,
pesadas,
incómodas;
vencida del asedio de los chirridos
que han atravesado sus paredes,
doblegado su espíritu de altura;
se olvida de su talle
de asfalto,
abandona su figura
de vidrio y acero;
y en cualquier instante
de aparente silencio
aprovecha para espiar al viento,
a las invisibles ráfagas
que se lo llevan todo,
que borran los restos de las prisas,
de las urgencias que dejan los días
en sus calles.
“Sóplame una historia
que me haga dormir”
Se le escucha susurrar
entre los derrotados sonidos
del metal ya frio y distendido.
“Sílbame un recuerdo,
perezoso a la verdad,
fiel y sincero,
que se deba solo a los sueños,
a sus ilusiones”
Y el viento,
allá en la cima
de su inmortal morada,
escucha su ruego,
el rezo inquieto
de quien busca un hechizo
para el descanso;
y le promete,
como de costumbre,
un despertar bendecido
por una claridad renovada.

Cae la noche,
y la ciudad,
poco a poco,
se va apagando.

Imagen sacada de: https://www.blancaberlingaleria.com/portfolios/darkened-cities/

La ciudad I

Dream City in rain por Sanjay Dhawale

Cae la lluvia
y la ciudad se transfigura;
enloquece;
pierde los papeles,
sus sombras de rutina;
se olvida de lo esencial
cuando siente sobre su piel
la húmeda caricia de la borrasca.

Cae la lluvia
y la ciudad se desviste de inercias;
elige muy bien sus prisas,
la forma de acrecentarlas.
Y la lealtad que guarda,
como una preciada costumbre,
a los calmos y mustios rumores
de esa edad destinada al olvido,
se esfuma,
desvanece su fiel promesa
al primer chasquido de la tormenta.

Cae la lluvia
y la ciudad vibra,
retumba,
se estremece;
sacia su sed de optimismos,
se sacude la sequedad de sus penas.
Todo parece más vivo,
de un color agua ligero
que se adhiere a cada cuerpo
buscando sus brillos ocultos;
descubriendo el reflejo,
la alegre imagen de sus semblantes
en una dimensión temporal,
incierta.

Cae la lluvia,
y la ciudad,
poco a poco,
va saliendo a flote
de la sequía en sus sueños;
y el viejo anhelo de conquistar
todos los charcos de un salto,
revive.

Coraje II

Descálzame los miedos.
Quiero correr a pie desnudo
para sentir el verdadero temple
de las cosas;
juzgar por mi propia piel,
cuando el camino
no sea amable
ni preciso,
la despiadada punzada
de la grava ardiendo;
la picadura certera,
infalible,
de la obstinada piedra.
Líbrame de la única traición
a saber de la verdad
por sus pasiones;
de la cobardía
que en cada cuesta
silencia los pasos,
detiene al aire
y lo ahoga en un horizonte
abrumado de recelos.
¿Acaso existe peligro
a que desfallezca el grito
en su primer recuerdo;
algún dolor que encierre,
para siempre,
la voz y sus palabras?

Descálzame los miedos.
No dejes que mis huellas
Se queden sin camino.

Imagen sacada de: http://www.ganatubatalla.com/2018/04/13/clavespoderpersonal/