Instrucciones para… II

Escapar.
Alejarse de esta tierra mansa,
de su roce fatal.
Correr en dirección contraria
a su viejo abrazo;
al apretón porfiado
que se resiste a olvidarnos.
Intentar ser una semilla con alas
que reanuda su viaje
a lo silvestre;
donde cada promesa renace
bajo el verde e inédito amparo
del arrullo de una estación indómita.
Y aguardar a esa voz primera,
la seducción ya olvidada
de cualquier deseo;
aunque sea un simple susurro,
víctima de su propia cautela,
que nos recuerde algún eco amargo
extraviado en el camino.

.

Anuncios