Peligro

Storm birds
https://file.army/i/Eks8ML

Siempre hay un silbido
cuando la tempestad asoma;
un susurro ligero
que nos avisa del riesgo.
¿Qué voz es esa que clama,
a tiempo,
por su ofrenda?
-Silencio-
Ya nadie escucha.
Después que un albor
nos acomodara en la tierra
la intuición torció el rumbo;
se perdió en el olvido
reconocer la llamada,
descifrar su advertencia.
Solo de bestias percibíamos
la amenaza en la tormenta:
hablábamos,
sin reparos,
el idioma de sus vientos.
Pero la fina luz nos robó
el instinto del presagio,
de adivinar las desgracias
por el sentido del juicio.
Nos olvidamos de correr
ante el peligro inminente.