Escena del recuerdo

https://twitter.com/AFKTravel/status/671426143451488256

El animal se alimenta
de cualquier sobra.
Devora,
revienta la materia
en la etérea estructura
que le dejó el tiempo.
Siempre con hambre nueva,
con caprichoso apetito;
que deja un sabor inexacto,
extrañamente conocido.
Levanta la cabeza,
solo para asegurar que en su soledad
no hay peligro.
Se huele;
reconoce su gula.
Olvida por la conveniencia
de un mordisco más seductor,
delicioso.
Confía;
y continúa engullendo
hasta satisfacer su deseo.