Coraje

Campo de trigo con cuervos, Vincent Van Gogh, 1890

Hoy me dedicaría a espantar cuervos;
esos pájaros lóbregos,
sombríos;
aves arrogantes que pululan
sembrando lo negro
sobre los áureos campos
de los pensamientos.
Los dejaría sin cobijo,
sin un lugar donde afianzar
los temores
del oscuro mensaje
que sus plumajes expresan.

Hoy impulsaría a todos los astros,
a cada cuerpo celeste
con brillo propio
-y quizás algo de coraje-
para que desfilen sin pausa
en la solemnidad de la noche;
para que la impregnen de ilusiones,
de sueños confiados,
tan sencillos,
espontáneos,
vigorosos,
como los trazos
con que la luz los define.

Hoy,
sin dudarlo,
me arrancaría de un tajo
el soberbio sonido de todo el miedo
que me susurra,
insistente,
al oído;
y se lo regalaría,
sin pedir nada a cambio,
a ese lienzo infinito
que nos devuelve el reflejo.

La noche estrellada, Vincent Van Gogh, 1889
Anuncios

Tiempo IV

Dame de tu savia
sin reparos.
Déjame beber con ganas
de la fuente que tu cauce inunda,
libre en la condena de evocar
el nombre que elegiste;
ingenuo del peligro
de mitigar toda esta sed de otoño
sorbiendo cada gota
con la avidez de lo lozano;
despertando ese ímpetu sensato
que alguna vez fue franco
e imprudente.
Permite que se calme mi garganta
sin que sienta el peso
del agua que custodias;
ignorando la huella,
cada vez más grave y turbulenta,
de su torrente.
Consiente que mis manos
sean el cuenco de los excesos piadosos,
la humilde vasija que no deje escapar
ni un suspiro de los antiguos reflejos;
pero no inocules,
en la oquedad de sus firmezas,
el miedo a la gélida sensación
que se adivina en tu mirada.

Tiempo III

Algún día te vas a separar
de ese beso infinito
que le robaste al espacio.
Tus labios cansados,
tu lengua ya marchita
volverán a su calma,
tornarán al origen de lo prudente,
como quien regresa a casa
vencido,
desilusionado,
después de buscar,
entre el azar y lo incierto,
una chispa de locura.
No serás nadie
-ni nada-
en ese instante en que el silencio
tomará posesión de tu sino;
ni escucharás la queja grave
que siempre frenaba
la inercia en tu equilibrio;
ni sentirás al latido apagarse
ante toda la miseria
que dejo la usura,
el egoísmo de una vida ciega
que giraba y giraba
sin importarle tu alma.
Algún día volverás,
retornarás al momento
cuando despertó tu sueño,
y solo será para volver a nacer
sin el dolor de la existencia,
sin la memoria
de un signo errante;
para hacer brotar la esperanza
donde lo divino
siempre ha sido umbrío,
indescifrable,
con la indudable sensación
de que cada minuto de la virtud
que le dio nombre a tu aliento,
ya había ahogado su murmullo
en algún océano extinto;
y volverá a resoplar,
por las mismas soledades,
en cualquier viento nonato
que hará del polvo
tu más fiel compañía.

Tiempo I

Recuerda.
Vuelve en la memoria
a ese débil instante
cuando todo parecía eterno;
a la jaula donde ilusión y certeza
compartían el mismo grano,
la misma gota reprimida
en el embrión del llanto,
lágrima ingenua del caos
con un sabor a infinito
que terminó por deslizarse
a los labios de la nada.
Recuerda y di,
si la compasión alguna vez
dejó huella en tu habla,
como aprendiste el lenguaje
para controlar la libertad
con tu mirada;
como lograste inventar
la gravedad de las sombras
para que tus palabras
encontraran los límites del deseo.
Recuerda,
por favor,
no dejes a la duda
ser el insensible clavo,
el instrumento oportuno
para consumar la amargura
antes que irrumpa el silencio;
y di,
con el más claro semblante
aunque de hipocresía estés harto,
que esa absurda manía
de provocar en los recuerdos
frustración,
pesimismo,
desnudando a la nostalgia
cuando el regreso
ya se sabe inútil,
ha sido solo el engaño
que tu hacedor te ha confiado
para dejarnos a oscuras.

Imagen sacada de: https://www.ibtimes.co.uk/big-bang-big-bounce-our-universe-formed-after-another-collapsed-itself-1570426

El farol

Aquel farol extravió su llama
en el remanso de la noche.
Asfixió la luz en su entraña
hasta olvidar el destello
que en sus latidos manaba.
La oscuridad vino entonces,
puntual,
a compartir de las sombras
el arrullo en sus desidias;
disfrazada de lumbre,
como un falso brillo
que busca complicidad
a sus carencias,
le susurró sus tinieblas;
y con los más mansos mimos,
sintiéndose dueña
de todo el espacio
donde su cuerpo yacía,
logró engañar al desvelo
con que alumbraba sus sueños.

Imagen tomada de: https://www.flickr.com/photos/26480634@N04/4098214800/in/photostream

Viento VIII

Ya no sé,
viento,
si es la locura en tu espíritu
o la lucidez de tu alma
la pauta que rige
el misterio en tus actos;
esa luz constante,
implacable,
que a su paso resucita,
una a una,
las limallas olvidadas de esta vida;
que barre la nada
en los espacios colmados
de sueños huérfanos;
que pisa las sombras
de todo recuerdo
cuando comienzan a extinguirse
las verdades en sus ojos.

Ya no sé,
viento;
no puedo dar por cierto lo sublime,
ni lo ordinario
que han hecho suyas tus huellas;
porque descubrí al fantasma
del perdón y el destierro,
a ese ser que he creído
figura mansa de la ilusión,
del miedo,
como silbaba en tus brazos
para asustar los silencios;
porque ya me despistan los tonos
con que soplas desempolvando las cosas,
y los húmedos lamentos de las lágrimas
en el duelo que le guardas,
quién sabe dónde,
a la nostalgia.

Ya no sé,
viento,
cuál será el camino
dónde vas a descansar
con tu carga de historias;
la forma que adoptarás
para mitigar las ausencias
que quebraron la claridad
en su mañana más cruda;
ni la estrategia para condenar,
al olvido de las noches,
esos exilios que se han abierto
ante los sueños más dulces.

Ya no sé,
viento.
Ya nada sé.

Imagen sacada de https://www.flickr.com/photos/koeb/6351151789

La dama blanca

El tablero estaba servido. Éramos dos piezas en espera de nuestro movimiento maestro y la partida se nos había hecho impostergable. Yo ya había dejado todo vestigio de mi mundo a un lado: el corazón, el móvil, la última carta de despedida. No quería distracciones. Tú, aunque llegaste a tu hora, lograste sorprenderme: esta vez acudiste de blanco. ¡Tan lista como te imaginaba!

De blanco también vistieron tus fichas, frías como la nieve; que con cada movimiento demostraban que tu amor sería eterno; me convencían que mi amor duraría por siempre. Y jugamos convirtiendo al mañana en una historia imposible de contar; resumiendo el ayer en unas cuantas memorias dispersas, desgastadas y con miedo. Y perdimos la noción del tiempo: yo vigilando tu apasionada estrategia; tu pendiente de los latidos de mi mirada. Hasta que llegó el desenlace esperado: “¡Jaque mate!”

Desde el otro lado de la habitación se escuchó el sonido de un timbre abandonado; insistiendo en el inútil afán de recalcar la soledad de la estancia. Seguro era a mí a quien buscaban. Pero yo ya no pude responder la llamada.

Esta vez no participo en el reto de escritura de enero “Escribir jugando” del blog de Lídia. Me he pasado un poco con el número de palabras. 😉