Letargo

autumn-leaf-1728845_640

¡Lánzame al aire!
¡Echa sobre mí el viento!
Da igual si viene del norte
O del sur;
De la estación
Con más noble carácter,
O de un horizonte
Que se ciñe en tormentas.
Envuélveme en el torbellino
Que me expulse de esta paz
Tan inquietante;
En el que no se distinga
La ansiedad de la subida,
Ni a la caída le brote,
En su suplicio,
Algún molesto lamento.

¡Lánzame al aire!
¡Echa sobre mí el viento!
Sálvame del pálido transitar
Por la sedentaria modorra
De lo inmóvil;
Del frío letargo
Donde el otoño se asoma
Con la mirada acechante,
Como previendo su huida
Hacia un mañana insensato,
Que de esperar en la noche
Se disolvió entre sus sombras.

¡Lánzame al aire!
¡Echa sobre mí el viento!
Solo deseo volar
Donde no existan caminos,
Ni señales,
Ni huellas de una realidad
De polvo y carencias,
Ni espejismos utópicos
De trasnochados deseos.
Volar pensando únicamente
En el viaje,
Y en lo que sueñe el destino.