Autoestima

20180901_123704

Se escucha el rugido
de un felino asustado;
intenta atravesar la noche
con el miedo en los ojos;
ahuyentar los fantasmas
que vagan perdidos
en el bosque del alma.
Su color podría imponerse
a todo rechazo;
en el andar
sería capaz de quebrar
al agravio más fiero
que se enfrente a su imagen;
le sobran las vidas
para tentar a la suerte
sin importar los fracasos.
Pero no lo sabe:
sigue viendo en su reflejo
la timidez del minino;
ese temor de gritar
para absolver al coraje
de la calma en su encierro.
Y ante la vida…
Se ovilla.

 

Poema para el reto de escritura de noviembre “Escribir jugando” del blog de Lídia.

Espejo

4452289-dark-wallpapers

El viejo bosque amanece.
En su espejo de agua,
Donde el tiempo responde
Con impávida pereza,
Toda criatura examina,
De su imagen,
El somnoliento reflejo.
En la serena nostalgia
Que del cristal
El recuerdo despierta,
Indiscretas,
Resucitan las sombras
De un pasado imprudente.
De repente se escucha,
Entre el tupido silencio,
Como escapando a un espanto,
El desgarrado graznido
De una angustiada memoria
Que hacia el olvido ya viaja.

Regreso

wp-1483055627167.jpg

Con estos escritos comencé mi recorrido por este blog y quizás también una nueva etapa en mi poesía. Los vuelvo a compartir pues creo que se merecen una segunda oportunidad. Bueno, por eso y porque ando un poco falto de imaginación…

Regreso

I

Me voy a aullarle a la luna.
Dejo atrás la ciudad y sus puertas;
El número exacto de pasos
Para llegar a casa;
Y ese lugar donde esquino
Pensamientos y desvelos.

Estoy cansado de la manta, del abrigo;
De esta piel marcada de besos y espinas;
Del paso de los años sobre mis huesos.

Vencido por los recuerdos
Y los límites para el olvido;
Aun sin la certeza de la razón de mi deseo,
Me voy, regreso al bosque.

Quiero aullarle a la luna;
O simplemente
Correr detrás de una manada,
Aunque solo sean sombras.

II

¡Escucha!
Ahí está el bosque
En su oscura cercanía.
¿Sabes quién grita en las sombras…
-Es el silencio:
Su frio encanto-
Quién habita en la espesura?
-El tiempo:
Su gentil espanto-
Camino adelante…
Las huellas que ha tatuado el viento;
Las ramas humilladas de un otoño;
El eco de la luna en su sereno.
¡Escucha!

III

He recuperado ese primitivo andar
Sobre piedras y raíces;
La sensación de la piel desnuda
Que respira en la hojarasca.

He vuelto a beber de la humedad
De las cortezas;
A satisfacer mis manos
Con la sangre de hurgar en tierra.

Puedo sentir el latir del bosque a cada paso;
Como se quiebra la luz entre las ramas…
Al animal que habita donde despierta la luna.

¡He regresado!

Regreso III

images

He recuperado ese primitivo andar
Sobre piedras y raíces;
La sensación de la piel desnuda
Que respira en la hojarasca.

He vuelto a beber de la humedad
De las cortezas;
A satisfacer mis manos
Con la sangre de hurgar en tierra.

Puedo sentir el latir del bosque a cada paso;
Como se quiebra la luz entre las ramas…
Al animal que habita donde despierta la luna.

¡He regresado!

Regreso II

¡Escucha!
Ahí está el bosque
En su oscura cercanía.
¿Sabes quién grita en las sombras…
-Es el silencio:
Su frio encanto-
Quién habita en la espesura?
-El tiempo:
Su gentil espanto-
Camino adelante…
Las huellas que ha tatuado el viento;
Las ramas humilladas de un otoño;
El eco de la luna en su sereno.
¡Escucha!

Regreso I

Me voy a aullarle a la luna.
Dejo atrás la ciudad y sus puertas;
el número exacto de pasos
para llegar a casa;
y ese lugar donde esquino
pensamientos y desvelos.

Estoy cansado de la manta, del abrigo;
de esta piel marcada de besos y espinas;
del paso de los años sobre mis huesos.

Vencido por los recuerdos
y los límites para el olvido;
aún sin la certeza de la razón de mi deseo,
me voy, regreso al bosque.

Quiero aullarle a la luna;
o simplemente
correr detrás de una manada,
aunque solo sean sombras.