Viento II

Te vendieron este imperio;
Querían salvarte de la modestia
Y lo incauto;
Prometieron despojar,
De tu desnudez,
Su indiscreto abandono,
Esa impúdica transparencia,
Inconforme en su suerte,
Que compartía su espíritu
Con la humildad de la tierra.

Te encandilaron con colores,
Cintas y banderas
De celebraciones forzadas;
Con un verde implantado
Enmudecido en recuerdos,
Sin palabras ni historias
Que abrumaran tu vista.
Te engañaron con lucecitas fingidas,
Animadoras expertas de la noche
Para olvidar sus oscuridades.

Y te dieron una jaula
De concreto y asfalto,
El engaño perfecto
A una libertad inexperta;
Donde el frío semblante
De criaturas caducas,
juguetes muertos que deambulan
Acompañando tus pasos,
Absortos en sus propios destinos
Intentan escapar de esa ciudad.