Reloj

“Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo.”
Julio Cortázar

¡Tiempo!
Suele venir en relojes.
En su severo mecanismo
la nada imperceptible se disfraza;
cambia a capricho;
se pasea invisible
entre las marcas que lo nombran
y esos alegres numeritos
que se desgastan
bajo su no tan etérea sombra.
Con la menor diplomacia,
haciendo gala en diseños
donde simula,
de si mismo,
una prisión infranqueable,
quiere cautivarnos,
poseernos,
naufragarnos
en su insistente sonido
que no es más que un preaviso,
el recuerdo constante
de su apetito,
una cuenta atrás para llegar,
en tiempo,
a sus fauces.

Imagen tomada de: https://www.wallpaperup.com

Anuncios