Almohada

Sobre tu almohada de sueño…
¿Cuántas cosas vas dejando?
Las melodías del día
en partituras secretas.
Ese pasado ya seco
que guardabas en un libro
y alguna que otra mirada
volvió a lavarle la cara.
Conversaciones a medias
con algo oculto en la entraña
que se quejaba en el pecho.
La predicción de un latido
para iniciar la mañana.
Utópicas ilusiones
de hacer del mundo tu patio,
para olvidar la molestia
del atropello de un tiempo
que se resiste al destino.

Sobre tu almohada de sueño…
¿Acaso importa la noche
en su respuesta al deseo?
Con los anhelos que cumple
su siempre suave presencia
da igual la sombra que aceche.

Imagen sacada de: https://thompsoncenter.missouri.edu/2017/03/study-targets-sleep-challenges-children-autism-families/baby-1151348_1920/

El Ángel del umbral del sueño

hipna

Solo recuerdo haber escuchado
que las palabras se salvarían
de la quema nocturna.
Tu ya habías hecho tu trabajo:
bajaste al sótano
donde los secretos aguardaban,
húmedos y sombríos,
por la salvación de tus pasos.
Desnudaste el instinto
en el rincón adecuado
para que su sombra
no discrepara en enigmas
con la insumisa penumbra.
Sacudiste los recuerdos,
las ilusiones,
esas mansas y eternas arrendatarias
de quién sabe qué responsables locuras.
Y justo allí,
donde la noche,
con toda confianza,
recitaba sus mantras
para desvanecer
los imposibles del tiempo,
me alejé de tu rastro.
Solo recuerdo tu voz
desde la orilla donde el alma yacía,
repitiendo en su idioma
como una onda extenuada,
que las palabras se salvarían,
resucitarían en las primeras luces
de cualquier ventana.
Yo te creí,
rindiendo la conciencia
ante el despiste del sueño.
¿O fue quizás otro albor
el que mintió a la vigilia?

Soñador

sad_dreamer___full_by_fear_sas-d45ryyd

Un día te perderás
en las sombras
de tus propios desvelos;
y preguntarás,
como quien busca salida
a un insomnio
ya hacia el final de la noche:
¿dónde está el soñador?
¿dónde sus sueños?
Y recordarás
el idioma que pudiste aprender
para hablarle a lo oscuro;
las palabras que prometían
penetrar los secretos
para saquear sus destrezas;
ese lenguaje que a un mortal
no le permite la duda,
y le convence a robar,
de lo eterno,
unas migajas sin nombre.
Pero la memoria
de esas promesas tan vagas,
perezosas suicidas
que olvidaron su oficio
sin probar luz alguna,
no te hará recobrar el camino,
aunque en inocente demencia
la disfraces con engaños.

Imagen sacada de: https://fear-sas.deviantart.com/art/Sad-Dreamer-wallpaper-251567797

La Vela

vela apagada (2)

El prodigio de la vela yace en cera;
El milagro de la llama se ha hecho humo.
Ingrávidas memorias que se mecen
En la calma permanente de lo oscuro.
Mientras erguida y orgullosa
Defendía su fulgor
En esa esquina;
Mientras su cuerpo desnudo
Platicaba en el silencio con las sombras,
En hipnótico vaivén de certezas y recelos;
En ilegible sangrar de quimeras
Y algunas verdades
Que salpicaban del día;
Con su luz nos recordaba
A no falsear deseos
En los siempre oscilantes
Imprevistos del viento;
A no rendir los sueños
Descuidando sus retazos
A los pies de los desvelos,
Sin el intento de alumbrar la noche
Aun sabiendo lo fugaz
De su presencia.

Ángeles de los lugares

d4bc6b053d7400013a848ec64aa4bcbb

¡Ángeles!
Fantasmas de los lugares,
De las palabras;
Demonios del instante
Que transgreden el reposo del recuerdo;
El falso letargo de la huella de un tiempo
Que es pasado solo por no ser tangible.
Ángeles de cadencias,
De siluetas y sombras;
De recodos,
Papeles,
Visiones,
Aromas.
Ángeles de despedidas y encuentros
Que con un suspiro de viento,
Un recorte de luz,
El ángulo de una imagen traspuesta en la sorpresa
Son capaces de avivar la ira,
El llanto,
El orgullo,
La risa.
Diestros en la mágica memoria
Del “una vez”,
En lo extraordinario
De un “si acaso”,
Despliegan sus alas para afianzar la ternura
O dar resguardo a lo oscuro.
Pobladores insensatos
De las cosas y los espacios comunes
De alguna estación ya caída;
Aparecen sin sosiego,
Golpean,
Se quedan;
Ángeles,
Demonios,
Fantasmas,
Deseos.

 

Imagen sacada de: http://www.mgsrvr.com/d4bc6b053d7400013a848ec64aa4bcbb.jpeg