Historia de otoño IV

609451_equinoccio-otono-mexico

Ven a mí.
Aguardo tu llegada
Desde que eras un retoño
-Mi paciencia es eterna-
He observado en silencio
El verdor de tu risa;
La primavera que hacía en tu rama
Una cómoda hamaca
Donde olvidar los insomnios;
Tu ir y venir
En un polvoriento rayo de sol
Que descubría del cuerpo
El milagro de la vida;
El canto improvisado por la lluvia,
Cálida melodía,
Para calmar esas dudas
Que acumulaban tus nervios.
Pero la luz ha cambiado;
Las sombras se han rendido,
Y la tibia sensación
De flotar en la nada
Se ha esfumado
En tu débil recuerdo.
Y por eso te invito
A que vengas a mí.
Te ofrezco mi pecho
Para que albergues
El último suspiro
De tu memoria.
Tu cuerpo inerte,
Indefenso ante el tiempo,
Sofocado por un viento
Que nunca ceja en su empeño
En demostrar lo inútil
De resistirse a su roce,
Tu alma fatigada
Ya te pide descanso.
Yo sabré proteger tu espíritu,
Y devolverlo a este mundo.

Apatía

Otoño - Autumn

Para Eva

Me deshojaré a tu lado si te acosa el otoño,
Si te evita la calma,
Si te abraza el hastío.
Si tu noche se pierde olvidada por la luna
Y lo oscuro te cierne
Y adivina tus temores,
Seré una tímida niebla
Deambulando en la mañana.

Me congelaré a tu lado si te vence el invierno,
Si el optimismo te falla,
Si la certeza te ignora.
Si tu noche ya no sabe de canciones y arrullos
Y en cada esquina del sueño
Te sorprende un viejo espanto,
Seré una escarcha imparable
Que no escatima apatías.

Me deshojare a tu lado si te acosa el otoño,
Si te vence el invierno…
Y tus sueños no vuelven.

 

Foto sacada de: https://www.flickr.com/photos/evaceprian/