Aparición

“Por favor… ¡dibújame un cordero!”
Antoine de Saint-Exupéry

El hombre del observatorio estaba solo. Todo era quietud, silencio, como un desierto cerca de la medianoche. Sobre la mesa la taza de café, ya frío como el espacio, reflejaba la luna, su única compañía.
— “Por favor, ¿me dibujas un cohete?” —creyó escuchar.
Se tratará de una alucinación auditiva —pensó—. La falta de sueño y las estrellas pueden jugar esas malas pasadas.
—”Dibújame un cohete.” —volvió a escuchar, ahora mucho más claro.
Se giró lentamente. Miró a su alrededor. Y allí estaba, ese “hombrecito extraordinario” del que emanaba luz, como la de una linterna cósmica.

Micro para el reto de escritura de diciembre “Escribir jugando” del blog de Lídia.

Regreso

wp-1483055627167.jpg

Con estos escritos comencé mi recorrido por este blog y quizás también una nueva etapa en mi poesía. Los vuelvo a compartir pues creo que se merecen una segunda oportunidad. Bueno, por eso y porque ando un poco falto de imaginación…

Regreso

I

Me voy a aullarle a la luna.
Dejo atrás la ciudad y sus puertas;
El número exacto de pasos
Para llegar a casa;
Y ese lugar donde esquino
Pensamientos y desvelos.

Estoy cansado de la manta, del abrigo;
De esta piel marcada de besos y espinas;
Del paso de los años sobre mis huesos.

Vencido por los recuerdos
Y los límites para el olvido;
Aun sin la certeza de la razón de mi deseo,
Me voy, regreso al bosque.

Quiero aullarle a la luna;
O simplemente
Correr detrás de una manada,
Aunque solo sean sombras.

II

¡Escucha!
Ahí está el bosque
En su oscura cercanía.
¿Sabes quién grita en las sombras…
-Es el silencio:
Su frio encanto-
Quién habita en la espesura?
-El tiempo:
Su gentil espanto-
Camino adelante…
Las huellas que ha tatuado el viento;
Las ramas humilladas de un otoño;
El eco de la luna en su sereno.
¡Escucha!

III

He recuperado ese primitivo andar
Sobre piedras y raíces;
La sensación de la piel desnuda
Que respira en la hojarasca.

He vuelto a beber de la humedad
De las cortezas;
A satisfacer mis manos
Con la sangre de hurgar en tierra.

Puedo sentir el latir del bosque a cada paso;
Como se quiebra la luz entre las ramas…
Al animal que habita donde despierta la luna.

¡He regresado!

Insomnio VIII (luna nueva)

maxresdefault

Y me dijo la luna:
“Hoy no salgo;
No quiero escucharte despierto
En toda la madrugada.
Sé que tienes insomnios
Para no pegar ojo en mil noches,
Pero no quiero acostumbrarme
A esas historias sin sueño,
Y terminar siendo tu amante”.

 

Imagen sacada de: https://i.ytimg.com/vi/m3Te_tcRl8I/maxresdefault.jpg

Insomnio III

d14f2539706caeec83b01603bb8857b9-01

La luna nunca duerme en las noches.
He estado horas vigilando:
Madrugadas enteras asomado a la ventana
Esperando por verle flaquear
En su lúcido desvelo.
Y nada,
Ni un simple parpadeo.

 

Imagen sacada de: https://goo.gl/images/z1msdX

Regreso III

images

He recuperado ese primitivo andar
Sobre piedras y raíces;
La sensación de la piel desnuda
Que respira en la hojarasca.

He vuelto a beber de la humedad
De las cortezas;
A satisfacer mis manos
Con la sangre de hurgar en tierra.

Puedo sentir el latir del bosque a cada paso;
Como se quiebra la luz entre las ramas…
Al animal que habita donde despierta la luna.

¡He regresado!

Regreso II

¡Escucha!
Ahí está el bosque
En su oscura cercanía.
¿Sabes quién grita en las sombras…
-Es el silencio:
Su frio encanto-
Quién habita en la espesura?
-El tiempo:
Su gentil espanto-
Camino adelante…
Las huellas que ha tatuado el viento;
Las ramas humilladas de un otoño;
El eco de la luna en su sereno.
¡Escucha!

Regreso I

Me voy a aullarle a la luna.
Dejo atrás la ciudad y sus puertas;
el número exacto de pasos
para llegar a casa;
y ese lugar donde esquino
pensamientos y desvelos.

Estoy cansado de la manta, del abrigo;
de esta piel marcada de besos y espinas;
del paso de los años sobre mis huesos.

Vencido por los recuerdos
y los límites para el olvido;
aún sin la certeza de la razón de mi deseo,
me voy, regreso al bosque.

Quiero aullarle a la luna;
o simplemente
correr detrás de una manada,
aunque solo sean sombras.