Arrepentimiento

perier_34615h maitland wreck

Malgastaste el último grito
en la soledad de tu naufragio.
Dejaste escapar esas palabras
en un pálido mensaje,
calmo
y confiado;
una nota compasiva
con su propio grabado,
inconforme del reflejo
que en el océano,
como un madero callado,
se ahogaba.
Fue la única que te permitiste lanzar
en medio de la agónica tortura
de un temporal
que parecía no cejar
ni amainar en sus desmanes.
¿Quién esperabas que acudiera a salvarte?
Si entre tanta tormenta,
por descifrar los aullidos del agua
profundizando en su hambre,
siguiendo su promesa
de alivio y amparo,
extraviaste la voz
de tu brújula,
pediste el mapa;
y olvidaste,
de esa costa planeada
para atenuar la desdicha,
que su mar no permite,
al que se asome a la orilla
procurando silencio
a las amargas memorias
de un abatido diario,
volver atrás en su curso.

Imagen sacada de: http://www.pittwateronlinenews.com/barrenjoey-and-broken-bay-shipwrecksto1900history.php

Viento I

mystical4

Muchacho viento:
¿Qué ha pasado en tu soplo
que ha olvidado su silbo?
Tú que en cada estación
reanimabas el genio
agitando cabellos,
despeinando palabras
con susurros etéreos
que vibraban risueñas
en papeles alados.
¿Qué ha sucedido en tu aliento
que ha perdido su temple?
tal parece que en el canto,
donde la calma evitaba
profetizar su mensaje,
se ha apagado,
de la locura,
su rapto;
y que si vuelven tus aires
a remontar lo sereno,
aún con tiempo a la andanza,
ya solo podrás,
con el tímido recelo
que cual polvo
se ha ido acunando
en tu amparo,
levantarle la falda
a la parca.

Imagen sacada de: http://murmurofwings.blogspot.com.es/2012/09/lets-get-mystical.html

Historia de otoño IV

609451_equinoccio-otono-mexico

Ven a mí.
Aguardo tu llegada
Desde que eras un retoño
-Mi paciencia es eterna-
He observado en silencio
El verdor de tu risa;
La primavera que hacía en tu rama
Una cómoda hamaca
Donde olvidar los insomnios;
Tu ir y venir
En un polvoriento rayo de sol
Que descubría del cuerpo
El milagro de la vida;
El canto improvisado por la lluvia,
Cálida melodía,
Para calmar esas dudas
Que acumulaban tus nervios.
Pero la luz ha cambiado;
Las sombras se han rendido,
Y la tibia sensación
De flotar en la nada
Se ha esfumado
En tu débil recuerdo.
Y por eso te invito
A que vengas a mí.
Te ofrezco mi pecho
Para que albergues
El último suspiro
De tu memoria.
Tu cuerpo inerte,
Indefenso ante el tiempo,
Sofocado por un viento
Que nunca ceja en su empeño
En demostrar lo inútil
De resistirse a su roce,
Tu alma fatigada
Ya te pide descanso.
Yo sabré proteger tu espíritu,
Y devolverlo a este mundo.

Campana

ochate

En lo alto de la torre
La campana ya suena.
A su bronce impecable
No le importa quien pase;
No le atañe quien mire.
Su llamada y el eco,
Cual frío espeso,
A cada hueso se aprietan
Buscando el alma,
Su frágil soplo.
Y cierran ventanas;
Despiden al fino llanto
De una luz que se agota.
Invitan al perdón de ese olvido
Que se devuelve en las puertas;
Al polvo y al silencio
Que han ocultado en las calles
Mucho más que un pasado.
Y en las pálidas piedras
De estos muros marchitos,
Tanto sueño extraviado
Que se aferra a un suspiro.

En lo alto de la torre
La campana ya suena;
Repica sin demora,
No permite retrasos.
Se hace tarde…
Y las sombras,
Al Este,
Se van a dormir con prisa.

 

Imagen sacada de: https://loincognito.files.wordpress.com/2010/07/ochate.jpg

El alma

burning_650x400_81423404981

Toma estas dos monedas.
-Creyó escuchar mientras soñaba-
Sentirás su peso en la mirada
Durante todo el camino;
Hasta que tu cuerpo
Se confunda con la sombra
De estas llamas.
Ya sé que no faltará
Quien te lo recuerde a la entrada,
Pero es la primera vez
Que transitas por estas tinieblas
Y no quiero que olvides,
Ni por un instante,
Que hasta para cruzar el umbral
De la muerte,
Aun persistiendo en la levedad
De las cenizas,
Un precio se ha de pagar.

Blackbird

cuervoss

Oscura nota que me observa
desde el pentagrama de lo eterno.
Su soledad es el recuerdo
de la imprevisible melodía
que me aguarda.
Sera mi gran obra en vida;
la última inspiración
de palabras
y aliento
que me consienta mi pulso.
Por más que tu gloria tiente
no iré a buscarte.
¿Vendrás a por mí?
Que no sea en un sueño:
permíteme desvelar tu canto.

Imagen sacada de: http://arrived.galeon.com/cuervoss.jpg