Viento VIII

Ya no sé,
viento,
si es la locura en tu espíritu
o la lucidez de tu alma
la pauta que rige
el misterio en tus actos;
esa luz constante,
implacable,
que a su paso resucita,
una a una,
las limallas olvidadas de esta vida;
que barre la nada
en los espacios colmados
de sueños huérfanos;
que pisa las sombras
de todo recuerdo
cuando comienzan a extinguirse
las verdades en sus ojos.

Ya no sé,
viento;
no puedo dar por cierto lo sublime,
ni lo ordinario
que han hecho suyas tus huellas;
porque descubrí al fantasma
del perdón y el destierro,
a ese ser que he creído
figura mansa de la ilusión,
del miedo,
como silbaba en tus brazos
para asustar los silencios;
porque ya me despistan los tonos
con que soplas desempolvando las cosas,
y los húmedos lamentos de las lágrimas
en el duelo que le guardas,
quién sabe dónde,
a la nostalgia.

Ya no sé,
viento,
cuál será el camino
dónde vas a descansar
con tu carga de historias;
la forma que adoptarás
para mitigar las ausencias
que quebraron la claridad
en su mañana más cruda;
ni la estrategia para condenar,
al olvido de las noches,
esos exilios que se han abierto
ante los sueños más dulces.

Ya no sé,
viento.
Ya nada sé.

Imagen sacada de https://www.flickr.com/photos/koeb/6351151789

El ángel de la memoria

angel_memories

…y el hombre
invirtió en recuerdos.
Esculpió con ellos
Cada pisada de las sombras,
todos los silencios
que ibas dejando a tu paso
sobre las cosas corrientes.
Se tomó muy en serio
construir un altar
para invocar tu presencia;
un sitio sagrado
donde suplicar la imagen,
la réplica exacta
de tus vuelos pasados;
un templo imperturbable
para sus ratos de nostalgia.
Humilde,
ingenuo
-Más que nada mortal-
solo quería hacer de tu hechura
una efigie perpetua,
amable y sublime,
que a la primera mirada
ahuyentara a los demonios
de la desmemoria;
que tratara al tiempo
como un triste juguete exiliado
ya aburrido de su oficio;
e intentar que la costumbre
no moldeara tu cuerpo
con su herramienta de olvido.

Imagen sacada de: https://www.carruthstudio.com/products/Angel-Memories-Votive.aspx

Espejo

4452289-dark-wallpapers

El viejo bosque amanece.
En su espejo de agua,
Donde el tiempo responde
Con impávida pereza,
Toda criatura examina,
De su imagen,
El somnoliento reflejo.
En la serena nostalgia
Que del cristal
El recuerdo despierta,
Indiscretas,
Resucitan las sombras
De un pasado imprudente.
De repente se escucha,
Entre el tupido silencio,
Como escapando a un espanto,
El desgarrado graznido
De una angustiada memoria
Que hacia el olvido ya viaja.

Titubeo

dandelion-1920x1440

Si sopla el viento…
¿A dónde irán los pensamientos?
Seguros en su nido
dudan si partir
o traicionar su esencia.
Es el miedo a desvanecerse
en el silencio
de un aire infértil;
al vuelo insulso,
la mera acrobacia
por ir más allá de las raíces.
¿O será la cobardía
de esparcir frágiles nostalgias,
recuerdos que de livianos
se quiebren con la luz;
semillas que al tocar la tierra
marchiten con olvido sus palabras?