Oda al calcetín con agujero

Lucky Patriots Sock – Chip Griffin

A Neruda

Mutilado sin remedio;
digno veterano de porte raído
que hueles a sueño estancado,
a inevitable partida.
Inerte funcionario
del confort y el amparo,
desvaído en tu oficio
que por inercia
su contrato no acaba.
Áspero,
mustio;
despeinado y arrugado
sirviente de mis pasos.
Devoto resignado
a guardar silencio;
fiel confidente
de las iras y agravios
de corrompidos aromas.
Ilustre en colores vagos,
en estampados seniles.
Se que aún finges ser diestro
en tu más noble conducta,
esa obediencia sin tacha
de la que siempre he abusado;
pero prudencia,
que tu pasión no es un templo
para intentar imposibles
rezando solo al pasado;
y retírate al olvido
mientras tu gloria esté intacta.
Ten,
el justo pago a la bondad,
a tu paciencia;
el merecido equilibrio
a la humillación
de estos años:
te libero.
¡Adiós!
¡A la basura!

Palco de sol

palco

A su palco de sol
Se asoma cada día.
Frágil es su estampa,
Ese legado del tiempo
Y la tozudez en la naturaleza
Que lo define.

Lenta y débil
Va a por la luz,
A por su nítida esencia
Que nunca será opacada
Por lo oscuro
De una representación cualquiera;
Por la inevitable inercia
Del último acto
De una obra sin pausas.

Puntual en su presencia
De todas las mañanas
Observa la escena
En su habitual espontáneo.
Allá abajo la luz
Toma matices más suaves,
Y en urgencia constante
Se ilumina en cada rostro.

Pero en su calma platea
Tal parece que la prisa
Se ha extinguido,
Ha expirado en su figura;
Y la pureza en los rayos
Que han respondido en su rostro
Ya no reluce a sus anchas.

¿A qué apagado horizonte
Diriges la mirada?
¿Qué recuerdos intentas atrapar
En sus intactos retazos?
¿Qué memorias no querrás
Que se las lleven las sombras?

A su palco de sol
Se asoma cada día.
Y cada día…
Suspiro.

 

Este poema viene un poco a explicar mi último Tanka. La imagen es de una ancianita que todos los días sale a coger el sol en el balcón que queda justo delante de donde trabajo. Creo que con eso ha quedado todo claro, no? 😉