Enredadera

climber-453874_960_720

Para Eva

Hay plantas que trepan por un rayo de Sol;
Tallos que se enroscan,
Suben y suben,
Buscando la esencia de una luz que no muere
Por naturaleza propia.
Aún si el día es nublado
-pues tienen memoria-
Lían su amor
Y escalan,
Donde saben,
Que encontrarán la ternura
En su eterno fulgor.

Insomnio I

chamaca-mirando-la-luna

Aquella noche perdió su luna cuando amanecía. Yo fui testigo.

Regreso II

¡Escucha!
Ahí está el bosque
En su oscura cercanía.
¿Sabes quién grita en las sombras…
-Es el silencio:
Su frio encanto-
Quién habita en la espesura?
-El tiempo:
Su gentil espanto-
Camino adelante…
Las huellas que ha tatuado el viento;
Las ramas humilladas de un otoño;
El eco de la luna en su sereno.
¡Escucha!

Regreso I

Me voy a aullarle a la luna.
Dejo atrás la ciudad y sus puertas;
el número exacto de pasos
para llegar a casa;
y ese lugar donde esquino
pensamientos y desvelos.

Estoy cansado de la manta, del abrigo;
de esta piel marcada de besos y espinas;
del paso de los años sobre mis huesos.

Vencido por los recuerdos
y los límites para el olvido;
aún sin la certeza de la razón de mi deseo,
me voy, regreso al bosque.

Quiero aullarle a la luna;
o simplemente
correr detrás de una manada,
aunque solo sean sombras.