Instrucciones para… II

Escapar.
Alejarse de esta tierra mansa,
de su roce fatal.
Correr en dirección contraria
a su viejo abrazo;
al apretón porfiado
que se resiste a olvidarnos.
Intentar ser una semilla con alas
que reanuda su viaje
a lo silvestre;
donde cada promesa renace
bajo el verde e inédito amparo
del arrullo de una estación indómita.
Y aguardar a esa voz primera,
la seducción ya olvidada
de cualquier deseo;
aunque sea un simple susurro,
víctima de su propia cautela,
que nos recuerde algún eco amargo
extraviado en el camino.

.

Instrucciones para… I

Cliffs of Moher (Ireland) - Acantilados de Moher (Irlanda)
Acantilados de Moher (Irlanda) – Eva Ceprian

Ser paciente.
Esperar a que suba el mar,
sin prisa.
Abandonarse al borde de su acantilado,
en la impetuosa y excitante puerta
al mundo de lo profundo.
Tener convicción
de que llegarás al fondo
en cada salto
que te reclamen los sentidos;
aunque no veas la luz
ni te ilumine la certeza.
Respirar,
entonces,
ignorando el indeciso vaivén
con que intimidan las corrientes;
las idas y venidas del océano
en la volubilidad de su genio.
Mirar a ambos lados;
y lanzarse.

Tiempo V

Asómate a este océano
que retumba en cada entraña;
a este mar donde resuenan
los cantos ya olvidados,
las penas que volverán a extraviarse
como débiles gaviotas,
lejanas,
etéreas,
en su noche.
¿Acaso no lo sientes?
Es mi cuerpo;
su invisible,
irremediable
silueta donde todo se precipita;
es el nervio con el que doy forma
a lo efímero de cada aliento,
al impulso que recauda,
de los pasos,
sus momentos de reposo;
es la profundidad
del pozo donde custodio,
celoso,
esas monedas,
ya viudas del deseo,
que se ahogaron en sus ruegos
intentando la fortuna,
la suerte que nunca concederé
ni en sueños.

Asómate a este océano,
virgen al salitre,
a la arena;
ciego a la tierra
que algún día acunó
tu inocencia de mar;
cuerdo,
predispuesto
a la pericia de divisar la espuma
donde las olas que rompo
recuperan su confianza;
y si pudieras descifrar,
predecir el sabor de la bruma
cuando la desvanezco,
el sonido de las sirenas
de los navíos moribundos,
adormecidos
en mi aparente apatía,
no se lo cuentes a nadie.

Imagen sacada de: https://st3.depositphotos.com

Coraje I

Campo de trigo con cuervos, Vincent Van Gogh, 1890

Hoy me dedicaría a espantar cuervos;
esos pájaros lóbregos,
sombríos;
aves arrogantes que pululan
sembrando lo negro
sobre los áureos campos
de los pensamientos.
Los dejaría sin cobijo,
sin un lugar donde afianzar
los temores
del oscuro mensaje
que sus plumajes expresan.

Hoy impulsaría a todos los astros,
a cada cuerpo celeste
con brillo propio
-y quizás algo de coraje-
para que desfilen sin pausa
en la solemnidad de la noche;
para que la impregnen de ilusiones,
de sueños confiados,
tan sencillos,
espontáneos,
vigorosos,
como los trazos
con que la luz los define.

Hoy,
sin dudarlo,
me arrancaría de un tajo
el soberbio sonido de todo el miedo
que me susurra,
insistente,
al oído;
y se lo regalaría,
sin pedir nada a cambio,
a ese lienzo infinito
que nos devuelve el reflejo.

La noche estrellada, Vincent Van Gogh, 1889

Tiempo III

Algún día te vas a separar
de ese beso infinito
que le robaste al espacio.
Tus labios cansados,
tu lengua ya marchita
volverán a su calma,
tornarán al origen de lo prudente,
como quien regresa a casa
vencido,
desilusionado,
después de buscar,
entre el azar y lo incierto,
una chispa de locura.
No serás nadie
-ni nada-
en ese instante en que el silencio
tomará posesión de tu sino;
ni escucharás la queja grave
que siempre frenaba
la inercia en tu equilibrio;
ni sentirás al latido apagarse
ante toda la miseria
que dejo la usura,
el egoísmo de una vida ciega
que giraba y giraba
sin importarle tu alma.
Algún día volverás,
retornarás al momento
cuando despertó tu sueño,
y solo será para volver a nacer
sin el dolor de la existencia,
sin la memoria
de un signo errante;
para hacer brotar la esperanza
donde lo divino
siempre ha sido umbrío,
indescifrable,
con la indudable sensación
de que cada minuto de la virtud
que le dio nombre a tu aliento,
ya había ahogado su murmullo
en algún océano extinto;
y volverá a resoplar,
por las mismas soledades,
en cualquier viento nonato
que hará del polvo
tu más fiel compañía.

Viento VII

Viento de orilla;
suave brisa
que te camuflas en la sensación
de lo eterno.
Si de mis ojos has podido sacar
más de una mirada
para reír o llorar,
sin temor,
entre el horizonte
y el tiempo que ya inerte
nos murmura abatido
¿por qué no serenas
el vestigio de incertidumbre
que se vislumbra en tu cauce?
Si en esa gélida oscilación
que cala y subyuga la piel
con tu más mínimo canto,
pudieras suspender,
de una afirmación estable,
todo el instante
donde el pensamiento decide su guía;
si después de sentir la confirmación
a toda la arena que aún resta
por descender a mis manos,
supieras legarme,
de tu incansable andadura,
paciencia,
equilibrio,
descanso…
me quedaría esta vida.

Revoluciones

Desempolvando la herencia de mi padre

-Giras-
Ves pasar el tiempo
bajo la atenta tutela
de la aguda responsable
que da sonido a tus pasos.
-Giras-
“¿No he estado aquí otras veces?”
El polvo mantiene la misma actitud;
su antigua,
imperceptible
y firme constancia
para ir borrando el pasado.
-Giras-
Ya el eco no encaja
en su lejano murmullo,
en tu rasgado paisaje;
y el duro crujido
de cuando brotan memorias
va a fundirse,
camufla su etérea figura
con la primera cadencia,
agridulce en encantos,
que se cruza en la pista.
-Giras-
con el alma prometida a todo silencio;
recordando,
a cada pausa,
que del sublime destino
amputaron la consciencia.
-Giras-
y vuelves a girar;
hasta que se deja de escuchar
tu melódica armonía.

Palco de sol

palco

A su palco de sol
Se asoma cada día.
Frágil es su estampa,
Ese legado del tiempo
Y la tozudez en la naturaleza
Que lo define.

Lenta y débil
Va a por la luz,
A por su nítida esencia
Que nunca será opacada
Por lo oscuro
De una representación cualquiera;
Por la inevitable inercia
Del último acto
De una obra sin pausas.

Puntual en su presencia
De todas las mañanas
Observa la escena
En su habitual espontáneo.
Allá abajo la luz
Toma matices más suaves,
Y en urgencia constante
Se ilumina en cada rostro.

Pero en su calma platea
Tal parece que la prisa
Se ha extinguido,
Ha expirado en su figura;
Y la pureza en los rayos
Que han respondido en su rostro
Ya no reluce a sus anchas.

¿A qué apagado horizonte
Diriges la mirada?
¿Qué recuerdos intentas atrapar
En sus intactos retazos?
¿Qué memorias no querrás
Que se las lleven las sombras?

A su palco de sol
Se asoma cada día.
Y cada día…
Suspiro.

 

Este poema viene un poco a explicar mi último Tanka. La imagen es de una ancianita que todos los días sale a coger el sol en el balcón que queda justo delante de donde trabajo. Creo que con eso ha quedado todo claro, no? 😉