Autoestima

20180901_123704

Se escucha el rugido
de un felino asustado;
intenta atravesar la noche
con el miedo en los ojos;
ahuyentar los fantasmas
que vagan perdidos
en el bosque del alma.
Su color podría imponerse
a todo rechazo;
en el andar
sería capaz de quebrar
al agravio más fiero
que se enfrente a su imagen;
le sobran las vidas
para tentar a la suerte
sin importar los fracasos.
Pero no lo sabe:
sigue viendo en su reflejo
la timidez del minino;
ese temor de gritar
para absolver al coraje
de la calma en su encierro.
Y ante la vida…
Se ovilla.

 

Poema para el reto de escritura de noviembre “Escribir jugando” del blog de Lídia.

19 respuestas a «Autoestima»

    1. Bueno, es un poco al revés. El gato no sabe que puede ser valiente y termina escondiéndose ante la vida. 😀
      Gracias a ti por el reto. Me hace estrujar las neuronas un poquito. jeje!
      Saluditos Lidia! 😉

    1. Lo del gato es una analogía con el ser humano. No se si has visto esa imagen donde sale un gato mirándose al espejo y lo que ve es el reflejo de un león y sale una frase mas o menos como esta: «Lo importante es como nos vemos a nostros mismos». Pues el poema es un poco lo contrario: una persona que se tiene baja autoestima.
      Gracias Mayte!
      Saluditos. 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: